La izquierda y el capitalismo

23 de Abril de 2021, por José Carlos Valenzuela Feijóo


En ocasiones, para hablar del mapa político, se acude a las nociones de derecha, centro e 
izquierda. Para el caso, se ubica a los partidos según su nivel de conservadurismo, desde la derecha hasta la izquierda. Con esta gradación, en la izquierda a veces aparecen organizaciones políticas que de hecho son tenaces defensoras del statu-quo. Por ejemplo, en la Inglaterra de hoy, se señalan al partido conservador (derecha), el liberal (centro) y el laborista (izquierda).

En el México de hace 10 años (hacia el 2010 o antes), se hablaba del PAN (derecha), el PRI (centro) y el PRD (izquierda). Pero aceptar que el partido laborista inglés de hoy es de izquierda, resulta absurdo. Y algo similar vale para el PRD mexicano, hoy (2020) convertido en lacayo de la ultraderecha y en vías de extinción. También tenemos el caso de la llamada Concertación en el Chile (incluyendo al partido Socialista actual) de hace diez años, la que era muy sui-generis: se decía de izquierda y aplicaba políticas neoliberales. En el México de hoy (2020), algunos señalan que el PAN es la derecha, el PRI el centro y Morena la izquierda. Pero PAN y PRI son defensores del ultra-neoliberalismo y Morena y su actual gobierno (el de AMLO), sólo aspiran -con poco éxito- a un capitalismo no neoliberal. Esta situación no debería sorprender pues la representación política del pueblo trabajador en muchos casos simplemente no existe. En otras palabras, si el ordenamiento se efectúa en términos de “gradación del conservadurismo”, los resultados pueden ser engañosos, pues la misma palabra suele esconder contenidos muy diferentes.

Por ejemplo, ¿qué tiene que ver el laborismo inglés con el bolchevismo ruso? Absolutamente nada. Se trata, entonces, de recuperar los contenidos políticos objetivos que manejan las diversas organizaciones partidarias. O sea, aplicar el muy sabio “díme qué haces y te diré quién eres”. En lo que sigue, pensando básicamente en las realidades del México contemporáneo, buscaremos clarificar el problema que hemos señalado más arriba. 

LEIA O TEXTO NA ÍNTEGRA