Paraguay se mueve en la política

26 de Janeiro de 2017, por Desirée Esquivel


En medio de la caldeada situación política en Paraguay, era de esperarse que las planillas presentadas por los oficialistas ante el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) para respaldar el pedido de reelección vía enmienda constitucional estén bajo la atenta mirada del resto de la ciudadanía, obligando a que sean convertidas en información de acceso público. Las firmas a favor del juicio político contra el presidente de la República, Horacio Cartes, también deben ser publicadas y puestas a disposición de la ciudadanía, para su revisión en forma pública, como lo contempla la Ley N° 5282.

Varios sectores de la sociedad sostuvieron que las planillas bajo el nombre de “Que la gente decida” debían ser publicadas para corroborar su autenticidad, porque desde que el oficialismo anunció la recolección de firmas para pedir la enmienda constitucional, se registraron denuncias de presiones hacia funcionarios públicos y trabajadores dependientes de empresas vinculadas al Estado.

Por temor a represalias o a perder sus puestos de trabajo, estas personas prefirieron mantenerse en silencio, pero fue una funcionaria de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) y reconocida luchadora sindical, Claudia Martínez, la primera en expresar su rotundo no con un cartel que decía: “Aquí no se firma planilla, aquí se respeta la Constitución Nacional y se trabaja”, de acuerdo a publicaciones de la prensa local.

Otro caso muy sonado y publicado en los distintos medios de comunicación del país es el del estudiante de Medicina, Bruno Saldaña, quien denunció hace poco más de una semana su despido del Hospital Los Ángeles de Ciudad del Este, dependiente de la Fundación Tesãi y financiada por Itaipú Binacional tras haberse negado a firmar una de las planillas.

Entre los que alegó que estas firmas son públicas fue el Abogado Ezequiel Santagada, uno de los impulsores de la Ley de Acceso a la Información Pública, que en contacto con la 800 AM (Radio Unión) dijo que los datos –CI., padrón y firmas– registrados en estas planillas no son información reservada.

A consecuencia del masivo pedido de estas publicaciones,  el asesor del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Luis Alberto Mauro, salió al paso y cuando recibió el pasado viernes 13 de enero al vicepresidente de la República, Juan Afara, y a la comitiva de la ANR que entregaron las planillas de firmas de pedido de enmienda pro reelección, señaló que los colorados se comprometieron a publicar los datos para que la gente pueda corroborar si se utilizó su nombre sin autorización.

Luego de la divulgación de esta lista, sin esperar hasta los 15 días de tiempo para publicar como lo establece la Ley N° 5282, saltaron firmas falsas, repetidas y hasta de fallecidos. Recién el miércoles 18 de enero la ANR dio a conocer una nota en la que supuestamente avisó al TSJE de las numerosas irregularidades y que de las 366.000 firmas entregadas, 300.000 son las que sirven para la solicitud de enmienda constitucional y tratar el proyecto de reelección en las cámaras del Congreso Nacional.

Desde luego, esta reacción desesperada por justificar las irregularidades era para repeler las críticas y porque los oficialistas no tuvieron otra opción más que admitir el error.

A pesar de que el oficialismo pretenda revestir el planteamiento de introducir la reelección por vía de la enmienda constitucional, archivado por Senado en agosto pasado, con fuertes campañas “para que la gente decida”, el proyecto es una abierta violación de la Carta Magna, porque en el artículo N° 290 señala que “no se utilizará el procedimiento indicado de la enmienda, sino el de la reforma, para aquellas disposiciones que afecten el modo de elección, la composición, la duración de mandatos” y esta recolección de firmas apunta a modificar el artículo N° 229, cuyo encabezado dice: “De la duración del mandato”.

Datos del TSJE


Tapa del sábado 21 de enero de uno de los diarios más importantes del país, Última Hora.

Tras una revisión de la Justicia Electoral, este viernes 20 de enero dio números de datos irregulares de la recolección de firmas pro reelección: 1.142 fallecidos firmaron, 27.174 personas firmaron más de una vez, hay 19.498 firmantes que no estaban inscriptos en el padrón por ser extranjeros, aparecen 12.931 firmantes que no coinciden nombres y apellidos con números de cédulas, además hay 296 firmas de menores de edad.

Estas cifras corresponden, de acuerdo a datos proveídos por el TSJE, a los números de las 69.000 firmas irregulares detectadas entre las 360.000 presentadas por el Partido Colorado.

Opositores buscan juicio político contra Cartes

No olvidemos que los partidos opositores también llevan adelante una campaña de recolección de firmas para pedir el juicio político contra el presidente de la República, Horacio Cartes, por mal desempeño de sus funciones y por insistir en el proyecto de enmienda constitucional para lograr la reelección.

En un primero momento Rafael Filizzola, líder del Partido Demócrata Progresista (PDP), indicó en la 1020 AM (Radio Ñanduti) que el jefe de Estado “claramente” incurre en mal desempeño de sus funciones por violar la Ley de Responsabilidad Fiscal. Impulsada esta campaña, con el acompañamiento de los demás partidos opositores, también recibió el apoyo de los colorados disidentes.

“Salvemos Paraguay” se llama la campaña de recolección de firmas a favor del juicio político, que primeramente tenía otro nombre: “SOS Paraguay”. El cambio del logo se debe a la estrecha relación con una ONG que está registrado con dicho nombre. Sin embargo, la ciudadanía identifica esta campaña como “Juicio Político a HC” o “No a la violación de la Constitución Nacional”.

Los jóvenes de estos partidos opositores, quienes se encargan de hacer correr las planillas, alegaron que entregarán al Senado las firmas recolectadas, sin embargo, sería interesante que lo presenten ante el TSJE para que toda la ciudadanía pueda corroborar si fue utilizada su firma o exista algún difunto decidido a apoyar el juicio político contra Cartes.

Artículo también publicado en: http://bit.ly/2jfFqJH