Simón Rodríguez, o plantador de escolas