Otto René Castillo, escritor da Pátria Grande

2 de Maio de 2019, por Gentila da Cunha

Otto René Castillo
Otto René Castillo

Otto René Castillo, nascido em 25 de abril de 1934, na cidade de Quetzaltenango, foi um escritor, ativista, guerrilheiro e um dos mais importantes representantes da poesia guatemalteca.

Desde o início de sua vida, Otto René assumiu o compromisso maior que um poeta pode ter: utilizar seus versos como instrumento de luta por seus ideais. Quando estudou na capital, filiou-se ao Partido Guatemalteca do Trabalho, sendo um dos seus membros mais destacados. Foi nessa época que Otto entrou em contato com a literatura revolucionária e com iguais que o despertaram à criação e ao inconformismo dos problemas sociais de uma América Central explorada e sem liberdade. 

Com apenas 18 anos teve que exilar-se para El Salvador por manifestar-se contra o golpe de Estado levado a cabo pelos EUA contra o presidente eleito Jacobo Arbenz. É nesse período que escreve vários poemas revolucionários e tem contato com Roque Daltón, também poeta e guerrilheiro salvadorenho.

Experimentou o exílio algumas vezes, mas em 1966, durante um dos momentos mais repressivos da história da Guatemala, decide voltar da Europa e unir-se à guerrilha de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR). Um ano depois, é ferido gravemente em confronto e acaba sendo capturado com sua companheira, a guerrilheira Nora Paiz. Ambos foram torturados durante cinco dias, pagando um alto preço por defender a liberdade do seu povo e seu país.

Seu poema "Vámonos Pátria a caminar, yo te acompaño", o mesmo que deu a Otto um prêmio literário e certa popularidade, foi utilizado por seus assassinos enquanto era submetido à tortura. Um oficial do exército cortou a pele de Otto com uma lâmina de barbear amarrada em um bambu enquanto recitava os versos de seu poema: "Yo beberé tus cálices amargos. Yo me quedaré ciego para que tengas ojos. Yo me quedaré sin voz para que tú cantes."

Depois de quase uma semana de humilhações e agressões, Otto René, Nora Paiz e outros 13 campesinos foram queimados vivos em 17 de março de 1967, acusados de colaborar com a guerrilha.

*
VÁMONOS PATRIA A CAMINAR, YO TE ACOMPAÑO.

Yo bajaré los abismos que me digas. 
Yo beberé tus cálices amargos. 
Yo me quedare ciego para que tengas ojos. 
Yo me quedare sin voz para que tú cantes. 
Yo he de morir para que tú no mueras, 
para que emerja tu rostro flameando al horizonte 
de cada flor que nazca de mis huesos.

Tiene que ser así, indiscutiblemente.

Ya me cansé de llevar tus lágrimas conmigo. 
Ahora quiero caminar contigo, relampagueante. 
Acompañarte en tu jornada, porque soy un hombre 
del pueblo, nacido en octubre para la faz del mundo. 
Ay, patria, 
A los coroneles que orinan tus muros 
tenemos que arrancarlos de raíces, 
colgarlos en un árbol de rocío agudo, 
violento de cóleras del pueblo. 
Por ello pido que caminemos juntos.  Siempre 
con los campesinos agrarios 
y los obreros sindicales, 
con el que tenga un corazón para quererte.

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.

*

RESPUESTA

Si me preguntaras
qué es lo que más quiero
sobre la anchura de la tierra,
yo te contestaría:
a ti, amor mío, y a la gente
sencilla de mi pueblo.

Dulce eres, como la tierra.
Como ella frutal y hermosa.

Pero a ti te quiero.
No por lo bella que eres.
Ni por lo fluvial de tus ojos,
cuando ven que voy y vengo,
buscando, como un ciego, el color
que se me ha perdido la memoria.
Ni por lo salvaje de tu cuerpo indomable.
cuando la levanto del fondo de la sangre
con las manos jardineras de mis besos.
A ti te quiero, porque eres mía.
La compañera que la vida me dio,
para ir luchando por el mundo.

Amo a la gente sencilla de mi pueblo,
porque son sangre que necesito,
cuando sufro y me desangro;
hombres que me necesitan cuando sufren.
Porque nosotros somos lo más fuertes,
pero también los más débiles.  Somos la lágrima.
La sonrisa. Lo dolorosamente humano. La unidad
de lo mejor y de lo más deplorable.  Lo que canta
sobre la tierra y lo que llora sobre ella.
De ellos recibí esta voz, este corazón inquieto,
que me apoya y me fortalece y me lleva consigo.

Por eso los amo como son
y también como serán. 
Porque ellos son buenos
y serán mejores
Y juntos nos jugamos
el destino, con nuestras
manos que todo lo contruyen.

Así amo yo la vida
y amo a la humanidad,
amor mío,
cuando te amo y amo
a los hombres sencillos
de mi bello y horrendo país.

*

COMUNICADO

Nada
podrá
contra esta avalancha
del amor.
Contra este rearme del hombre
en sus más nobles estructuras.
Nada
podrá
contra la fe del pueblo
en la sola potencia de sus manos.
Nada
podrá
contra la vida.
Y nada
podrá 
contra la vida,
porque nada
pudo
jamás
contra la vida.

*

INVENCIBLES

Amor, nosotros somos invencibles.

De historia y pueblo estamos hechos.
Pueblo e historia conducen al futuro.

Nada es más invencible que la vida;
su viento infla nuestras velas.

Así triunfarán pueblo, historia y vida
cuando nosotros alcancemos la victoria.

Amanece ya en la lejanía de nuestras manos.
Y la aurora se despierta en nosotros,
porque somos los constructores
de su casa, los defensores de sus luces.

Ven con nosotros que la lucha continua.
Levanta tu orgullo miliciano, muchacha.

¡Nosotros venceremos, mi dulce compañera!