La guerra biológica contra Honduras

5 de Fevereiro de 2016, por Ronnie Huete

El laboratorio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), ha tenido un buen efecto en Latinoamérica. Honduras, es la nación de esta región del mundo en donde hace casi siete años, se puso en práctica la doctrina del Shock elaborada por Milton Friedman.

Teoría que comenzó en la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, pero que en la primera década del siglo XXI, se volvió a repetir bajo un nuevo ingrediente; los medios de comunicación a través del lavado de cerebro de las masas receptivas a los mensajes mediáticos.

El curso del tiempo en este país centroamericano, lo determina la dictadura política- empresarial, religiosa y financiera. Está última a logrado constituir uno de los grandes emporios del oligopolio financiero, jamás visto en Centroamérica, pero que ha generado el nacimiento de nuevos ricos.

Este es el caso de Alfredo Hawit, de afiliación del partido conservador de Honduras, a quien le persiguen fuertes acusaciones de corrupción en su desempeño como funcionario internacional de la Federación Internacional de Futbol y Asociados (FIFA), junto a su compañero Rafael Leonardo Callejas (1990-1994 ex presidente de Honduras).

Este funcionario implicado en corrupción internacional, fue detenido en Suiza y extraditado a Nueva York, Estados Unidos, paras ser juzgado, sin embargo pago una fianza de un millón de dólares, para poder defenderse en libertad.
 
Millonaria cantidad de dinero, para ser originario de uno de los países más pobres del hemisferio americano y cuyo contexto presenta uno de los casos de corrupción jamás reportado en ese país como lo es el millonario robo de más de 3 mil millones de dólares (7 mil millones de lempiras) hurtados del Seguro Social de ese país .
 
No hay duda, este caso es un claro ejemplo de la gran especulación que los bancos realizan en Honduras con su capital.
 
El lavado de activos, es una profesión que ha determinado la profesión de algunas familias hondureñas,  que los ha mantenido en la minúscula elite financiera que desliza la economía hondureña al desfiladero.
 
El representante del poder ejecutivo de Honduras, heredero de una dictadura nacida después del golpe de Estado, Juan Orlando Hernández, trabaja como presidente de Honduras, frente a estos actos de corrupción que lo mezclan con su partido conservador político (partido nacional).
 
El alza a los impuestos, el incremento a los productos de la canasta básica, entre otros gravámenes que ponen en peligro la vida de los hondureños, ha sido la política dictatorial que ha impuesto.
 
La extrema militarización en las calles, para reprimir a un pueblo que pide libertad, ha dejado un saldo de más de 5 mil personas desaparecidas desde 2009 y sólo en el 2014 asesinaron a la reconocida líder campesina, Margarita Murillo, quien siempre creyó en la liberación de su pueblo, y fue brutalmente asesinada por su pensamiento.
 
Así como ella, muchos líderes campesinos, de pueblos originarios y afro descendientes, han sido desaparecidos por denunciar los atropellos de la dictadura en su contra, y el robo indiscriminado de sus tierras.
 
Juan Orlando Hernández, a puesto en venta las tierras de Honduras, a través de su proyecto de “las ciudades modelos” que en resumen significa la venta de la soberanía de estos territorios a países o transnacionales mundiales.
 
La aprobación de varios tipos de policías, y la incursión de una Policía Militar, indica que la guerra contra este pueblo de Honduras, quien no tiene las armas para responder, pero sí se mantiene firme en las calles, indignado por lo que está ocurriendo, sigue siendo una guerra no declarada.
 
Todo ello es parte, del laboratorio que la CIA ha creado en este país, y la realidad del shock entre los hondureños, es aún más fuerte con la crisis política que posee, con la elección de los 15 magistrados que componen la Corte Suprema de Justicia.
 
Corte que siempre ha sido manipulada por los partidos políticos conservadores de antaño, el partido liberal y el nacional, ambos manipulados por la minúscula elite financiera de Honduras, y está a su vez por los lineamientos fríos de Washington D.C.
 
Juan Orlando Hernández, siguiendo la doctrina del Shock, ha puesto en práctica el miedo de las masas, para desmovilizarlas, a través de una nueva epidemia; el virus del Zika.
 
En cadenas de radio y televisión a expuesto sobre el cambio climático, el virus del zika, en fin creando distractores mediáticos, para embobar la mente de sus ciudadanos.
 
Sin embargo el levantamiento de las masas es inevitable. Juan Orlando Hernández, está sabido de está abrumadora fuerza, y por tal motivo pone en práctica el manual que la CIA construyo para su laboratorio en Honduras.
 
Esto con el objetivo de ponerlo en práctica en los demás países del hemisferio latinoamericano. Paraguay, ya vivió su golpe de Estado, en Ecuador hubo un intento de Golpe, así como en Bolivia, Brasil y Venezuela.
 
La patria grande, Latinoamericana, es atacada hoy más que nunca a través de la guerra biológica (Virus del Zika), y lo que esto implica en relación al desarrollo de enfermedades extrañas, creadas en su mayoría en laboratorios mundiales, para aquellos países que aún no se alinean al maldito orden mundial.
 
Así como en Honduras, los pueblos de América Latina, deben permanecer en constantes movilizaciones, contra está dictadura mundial que se impone hasta en las enfermedades de los seres humanos.
 
En Honduras, su población debe exigir la instalación de una nueva Asamblea Nacional, que determine una nueva legislación, pero que en ella participen sectores que han sido vulnerables, que en esencia han vivido la violencia que produce la pobreza.
 
Y no por partidos politiqueros etiquetados en la derecha o en la izquierda, que solo buscan satisfacer sus intereses.
 
El poder de las masas lo posee quien participa en la lucha emancipadora de una patria, y  no el que busca un cargo político en las altas esferas de la burocracia parasitaria, en el mundo.
 
  Cualquier atentado o amenaza para el autor de este artículo es responsabilidad de quienes representan y gobiernan el Estado de Honduras y sus invasores o los que menciono en el presente artículo.
 

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil.